: La comunicación del hombre se logra esencialmente por medio de la palabra. El lenguaje es el eje central de la relación comunicacional, pero no el único instrumento que sirve para expresar lo que pensamos o lo que sentimos, con frecuencia ampliamos nuestra esfera de relación valiéndonos de diversos sistemas convencionales de signos, a los cuales se les atribuye -debido a su función- una extraordinaria importancia y son recogidos para su estudio por una ciencia denominada Semiología o Semiótica, términos que tienen coincidencialmente su origen en la década de 1900. Mientras el filósofo norteamericano Charles Sanders Peirce denominaba con la palabra Semiótica su teoría sobre los signos, casi simultáneamente el ginebrino Ferdinand de Saussure creaba la palabra Semiología para compendiar su famosa teoría sobre el mismo objeto: Los signos. La Semiología o la Semiótica tiene una gran importancia en la interacción del ser humano, ella está presente en las más disímiles materias que ha creado el ingenio del hombre. Muchas son las facetas que en el devenir de las relaciones humanas consideramos como "lenguajes" en los cuales la Semiótica cumple una función preponderante para sus interpretaciones. Los diferentes tipos de gestos, las diversas imágenes, las artes, la literatura, los ritos, las ceremonias, la música, etc. son expresiones del hombre cargadas de sentido, cuya significación materializa la Semiótica y la Psicología Social, razón por la cual, esta asignatura hace parte del currículo del programa de Psicología.